Saltar al contenido
SEO

Cómo lograr que Google nos ponga un SEObresaliente

20 noviembre, 2017
Google es quien decide en el SEO

Durante los últimos meses, especialmente a raíz de publicaciones de medios especializados como MOZ.com, se ha extendido la sospecha en redes sociales, foros, publicaciones… de que Google puede estar utilizando en realidad un método muy similar al del Nivel de Calidad de Adwords a la hora de posicionar los resultados orgánicos en las páginas de búsqueda.

Según esta teoría el posicionamiento SEO de una página web sería en realidad una nota, una puntuación que Google estaría asignando en función de factores como la interacción o no del usuario en la página, el tiempo que pasa en ella o el tráfico que ésta pueda llegar a tener.

Google es el único que decide en el SEO.

A la hora de evaluar, Google se asemejaría al típico profesor exigente pero que sabe valorar el esfuerzo del alumno. Puntúa el examen de forma global, pero también tiene en cuenta cada una de las partes que lo componen.

En Cristiano: Google estaría analizando las páginas web como la suma de sus partes (subdominios, subcarpetas…) pero valorando también cada una de las partes por separado de cara al posicionamiento, para no terminar penalizando subdominios con buena valoración debido a la mala puntuación de sus “vecinos”.

Además, bajo el paraguas de un dominio, subdominio o carpeta con una buena valoración, los nuevos contenidos que se cuelguen comenzarían ya con una valoración más positiva que si fuesen colgados en dominios o carpetas con menor puntuación.

Si no funciona, cámbialo

Que la valoración de Google de un dominio dependa en parte de la suma de las partes (subdominios, subcarpetas etc.), por muy “benévolo” que quisiera ser Google otorgando la puntuación, implica que los subdominios con menor valoración penalizarán la valoración del dominio principal en mayor o menor medida.

Este efecto perverso vuelve a remarcar la importancia de testear y testear y testear dominios y subdominios para ver cuáles funcionan mejor que otros.

Se ha de tratar de evitar lastres innecesarios en el posicionamiento web y en la valoración de Google (en caso de haberla) con subdominios que apenas funcionen.

Si no funciona, cámbialo. Si sigue sin funcionar, quizá sea el momento de decirle adiós.

El usuario sigue siendo el factor clave

El usuario y especialmente su actividad dentro del sitio web parece ser uno de los factores clave dentro de estas puntuaciones de Google.

Con frecuencia propietarios o gestores de páginas web se llevan las manos a la cabeza al no entender el porqué del fracaso de un proyecto web que tiene muchas visitas. Uno puede creer que el SEO acaba en el momento en que el usuario clica tu página y no la de la competencia en la página de los resultados de Google, pero eso es solo una parte (importante, sí) a tener en cuenta.

El caso es que de nada sirve (y Google lo sabe) recibir muchas visitas si los usuarios que llegan a ellas no terminan de convertirse en clientes, o se marchan a las primeras de cambio al no encontrar lo que buscaban (tasa de rebote o bounce rate).

Este es, por tanto, uno de los factores que se cree Google tiene más en cuenta, por lo que el no tener una landing page bien diseñada o contenido interesante que ofrecer no solo espantará a los usuarios que accedan a la página web, sino que perjudicará a la larga el posicionamiento online que tanto había costado conseguir, haciendo que el tráfico vaya decreciendo con el tiempo.

En definitiva, el posible sistema de valoración de Google seguro no pilla desprevenido a nadie y tampoco ha de alarmar en exceso, pues el SEO continúa aun siguiendo unas directrices muy semejantes. Sí es conveniente quizá dejar constancia de la importancia de ver la página web como la suma de las partes, como un todo en el que cada detalle debe estar cuidado para no tirar por tierra los demás esfuerzos.