Inicio / Marketing Digital / Dominios “.marca”, ¿Una moda o el futuro de Internet?
El dominio en el Posicionamiento Web

Dominios “.marca”, ¿Una moda o el futuro de Internet?

Elegir el dominio de nuestra página web es un paso fundamental que puede marcar, en mayor o menor medida, el éxito que esta tendrá de cara al público objetivo. A simple vista parece algo sencillo, pero lo cierto es que la imparable masificación de la web acota en gran medida las posibilidades que pueda haber.

No solo de los visitantes online vive el hombre, y también debe elegirse un dominio mirando “con el rabillo del ojo” a los motores de búsqueda, para tratar de convertirlo en un factor clave dentro de la estrategia de posicionamiento online.

Con todos estos detalles a tener en cuenta, acertar de pleno y lograr diferenciarse se torna harto complicado. En relación a esto, ha venido popularizándose durante los últimos años una opción que, si bien aún es algo desconocida y “clasista”, puede ayudar a marcar la diferencia: tener un dominio de primer nivel (TLD) propio.

 ¿Qué es un dominio de primer nivel .marca?

Primero, conviene aclarar que un dominio de primer nivel (o TLD por sus siglas en inglés) es la parte final de un dominio, la que suele hacer referencia al tipo de actividad que desarrolla la web en cuestión y cuyos máximos exponentes a nivel global son: “.com”, “.net”, “.org” o, en España, el popular “.es”

Un TLD .marca consiste, por tanto, en suplir los anteriormente mencionados y más habituales, por uno personalizado que contenga elementos marketinianos como la marca de la compañía o parte de algún eslogan de una campaña publicitaria.

En busca de un mejor posicionamiento web SEO

Como en casi todo lo relacionado con el SEO y el SEM, su influencia sobre los rankings de búsqueda es difusa, aunque cada vez son más las voces que afirman sus aspectos positivos.

De hecho, recientemente el portal web ClickZ, en asociación con Neustar, ha publicado un informe en el que trata de esclarecer las causas por las que las compañías comienzan a usar este tipo de TLD’s, siendo “mejorar el posicionamiento SEO” la respuesta más votada con mucha diferencia por el total de los encuestados.

Más allá de lo puramente relacionado con el SEO, lo cierto es que esta estrategia esconde también otros beneficios. Anteriormente hemos mencionado cómo la masificación de la web dificulta en ocasiones la elección del dominio: el que queremos ya está cogido, o es muy similar y podría generar confusión… Con este tipo de TLD’s se amplía la libertad en este aspecto, pues al fijar tu nombre de empresa, por ejemplo, como TLD, un nuevo abanico de opciones se abre infinitamente. Nadie más que tú (damos por hecho que el plagio es altamente improbable) usa ese TLD, y nadie más que tú puede elegir qué le acompaña.

Además, supone un elemento de diferenciación, al menos por el momento, cuando su uso no está masificado. Pocas marcas lo llevan a cabo y realmente facilita y simplifica la búsqueda al usuario que sabe lo que busca, generando una conexión especial entre marca y consumidor. Ayuda también a llamar la atención, es más fácil de recordar y evita posibles confusiones. Puede ser un elemento de gancho que ayude a potenciar las landing pages, aportando autoridad a la web en todos los sentidos, y tanto para los usuarios como para Google.

Un capricho no al alcance de todos

El citado informe de ClickZ y Neustar, muestra, además, que el 50% de las más grandes compañías ya han hecho uso de este tipo de estrategia, forjando una fuerte identidad web que puede servir para campañas concretas (www.next100.bmw) o como nuevo enlace para el sitio web oficial (www.home.barclays).

Otras empresas como la propia Google o Microsoft también se han apuntado a una moda cuyo principal escollo es el precio, llegando a superar las seis cifras. Esto supone que el número de empresas totales que hacen uso de este tipo de TLD’s en cifras absolutas sea pequeño, pero no conviene dejarlo pasar: han crecido más de un 300% en el último año y se espera que continúe haciéndolo en unas cifras similares.

Ahora bien, no nos engañemos. Probablemente ni usted ni yo podamos permitirnos de momento gozar de un TLD propio y personalizado. Sin embargo, las cosas en la era digital cambian a una velocidad vertiginosa, y no sería de extrañar que lo que hoy parece una mera anécdota al alcance de unos pocos, se convierta mañana en un factor indispensable en toda estrategia SEO. Y ese momento, como en todo, quien golpee primero golpeará dos veces. Así que por si acaso me cubro las espaldas, no vaya a decir luego que no se lo avisé.

Resumen
Fecha Publicación
Artículo
Los dominios .marca y su relevancia en el Posicionamiento Web
Clasificación para el Autor
5

Acerca de Javier Lafuente

Apasionado por las nuevas tecnologías y las posibilidades que ofrecen los medios digitales como canal de comunicación.

Check Also

Los milennials y el futuro del SEO

Los millenials, presente y futuro del SEO

Durante los últimos años se ha venido utilizando con frecuencia el término “millenial” para referirse  …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *