Saltar al contenido

Escribir un post: Cómo conseguir que Google y los usuarios te adoren

6 noviembre, 2019
escribir un post

Escribir un post de forma regular es una de las cosas más importantes si quieres que tu blog mejore sus visitas. Da igual si se trata de un blog de empresa, personal o como apoyo para tu e-commerce. Necesitas contenido fresco y nuevo para mantener encendida la llama del SEO.

Aunque es probable que a la hora de ponerte a escribir, tengas dudas acerca del tipo de post que mejor funciona, sobre todo porque querrás que les guste a tus lectores, pero a la vez sirva para posicionar mejor en los resultados de búsqueda. Así que hemos reunido algunas claves para escribir un post que tanto los usuarios como los algoritmos quieran tener en cuenta.

Lo primero: De qué vas a escribir

Aunque es evidente, uno de los desafíos más importantes cuando vas a redactar un post es el tema sobre el que escribir. Puede parecer sencillo, pero en cuanto te pones a pensar, no lo es tanto.

Tienes que identificar dos tipos de temas a la hora de escribir un post. Temas directos, que tienen una relación completa con tu actividad, o temas indirectos que pueden aplicarse en parte a lo que haces.

Pongamos un ejemplo. Una tienda de ropa puede hablar de modelos y marcas específicos que haya en su catálogo (directo), o de las últimas tendencias en moda de calle, que dependiendo del enfoque puede ser más o menos indirecto.

Una vez que lo tiene claro, es el momento de escribir el texto que publicarás en tu blog.

Estructura del post

La estructura de tu post tiene que ser lógica, con una introducción que llame la atención, un contenido que amplíe la información en detalle y un final en el que se haga un pequeño resumen de todo.

Además, tienes que escribir el post de forma que se pueda leer con facilidad. Por ejemplo, que los párrafos no sean muy largos, que haya subtítulos que destaquen los puntos clave y que haya alguna imagen, aunque tampoco es bueno pasarte con ellas.

A esto se le puede añadir listas o bullet points que ordenen ideas, y le den un aire diferente a todo el texto.

La ortografía, impecable a la hora de escribir un post

No hay nada peor que leer un texto con errores gramaticales, expresiones sin sentido o puntos y comas en lugares en los que no deberían estar, o que falten donde sí se necesitan.

Si sueles tener falta de ortografía, utiliza un corrector que te marque los fallos para que los puedas arreglar antes de publicar el contenido.

A veces puede que, a pesar de todo, se cuele algún error. Pero cuando hay varios en un solo post, los usuarios perderán interés y dejarán de leer.

Escribir un post para Google

Además de pensar en los lectores, si quieres mejorar tu SEO deberás tomar en cuenta los motores de búsqueda. Google es el más utilizado, así que centrarte en él no está del todo mal.

En esencia, si haces las cosas bien para tus lectores, estructurando bien los contenidos y organizándolo todo de forma que sea accesible, los algoritmos lo valorarán de forma positiva.

No olvides usar etiquetas (h1,h2,h3) para el título y los subtítulos. También debes asegurarte de que la palabra clave aparezca en el primer párrafo, lo más cerca posible del principio. En cuanto a las imágenes, deben llevar una etiqueta (Alt) para que los robots la puedan leer.

Antes de publicar, revísalo todo

Cuando esté todo listo y hayas terminado de escribir un post, dale una vuelta para asegurarte de que todo está bien, y corrige los errores o aquello en lo que puedas mejorar. Por ejemplo, alguna frase que puede quedar mejor de otra forma, o faltas de ortografía que tal vez el corrector no haya visto.

Después, solo queda darle a publicar para subirlo a la red y que todo el mundo lo vea.