Inicio / Marketing Digital / Cómo elegir un dominio que impulse el SEO

Cómo elegir un dominio que impulse el SEO

Decidir el dominio es una de las primeras y más importantes decisiones a la hora de crear una página web, pues sin duda se convertirá en un elemento más de la imagen de la compañía, un elemento visible que la gente habrá de recordar, entender y relacionar.

Podría decirse que en elecciones de este tipo los gustos e intenciones de cada uno han de ser decisivos, pero en el mundo del posicionamiento online cuantos menos detalles se dejen al azar, mejor. Así pues, ¿Cómo lograr que el mismo dominio de nuestra página web sea un pilar a la hora de conseguir un buen posicionamiento? ¿Es tan determinante como parece?

Los Exact Match Domains (EMD), ¿un mito  desmontado?

Los EMD son aquellos dominios que coinciden exactamente con la palabra  o frase clave  para buscadores. Esto es, si las palabras clave fuesen “ropa barata en Madrid”, un EMD podría ser “ropabaratamadrid.com”. Esto ha sido utilizado desde siempre como una medida radical en pos del posicionamiento, sacrificando en muchos casos nombres corporativos u otras opciones más  apropiadas desde el punto de vista del marketing.

El caso es que durante muchos años esta práctica realmente funcionaba, haciendo que numerosas páginas webs disparasen su visibilidad con precisión matemática. El problema vino cuando Google advirtió que muchas de estas páginas, aparte de un dominio repleto de keywords, tenían poco o nada que ofrecer. En definitiva, Google entendió que estaba sobreestimando los EMD a la hora de adjudicar posiciones en las búsquedas  y, como siempre hace Google con aquello que cree que no funciona adecuadamente, lo cambió.

A raíz de una actualización en 2012, los EDM comenzaron a ser mirados con lupa, y hoy en día es una característica que no es ni mucho menos determinante si no va acompañada de otras medidas más decisivas como la calidad del contenido o la adaptabilidad del diseño. ¿Significa esto que es negativo en términos de SEO poseer un EDM?

Hay una gran diversidad de opiniones a este respecto desde diferentes sectores profesionales.  Y es que si bien es cierto que ahora hay factores mucho más trascendentales y que no es justificable sacrificar el propio nombre original de la compañía con tal de hacerse un hueco en las páginas de resultados, son muchas las fuentes, como el portal MOZ, que afirman que nunca está de más incluir keywords en un dominio, a fin de atraer links externos y engarzar mejor con los algoritmos de los buscadores.

Los dominios de nivel superior, otro aspecto clave

Los Top Level Domain (TLD) o dominios de nivel superior en castellano hacen referencia a los sufijos que se añaden tras el nombre de dominio sobre el que se ha discutido anteriormente. Esto es, son los conocidos “.com”, “.es”, “.org” etc. Y aquí también va a ser importante no arriesgar.

Lo más recomendable es apostar por el típico “.com” o el geográfico “.es” pues tanto los buscadores como los propios clientes tienen más reservas a admitir páginas web con TDLs del tipo “.biz”, “.info” o “.net”, al estar ser más propicios a contener spam según diversos estudios. Los buscadores lo saben, los clientes lo saben.

Otra de las costumbres que están generalmente relacionadas con el uso de spam es la de incluir guiones para separar palabras en el nombre del dominio. Es decir, en lugar de decir “cruceroscostasol.com”, titular “cruceros-costasol.com”. Por tanto, aunque puede que directamente no signifique un peor posicionamiento, y siendo tan simple como es, debería tratar de evitarse el uso de guiones.

Evitar la utilización de números, crear una red de subdominios adecuada, evitar pasarse de original para no terminar creando nombres imposibles o extremadamente largos… Son otros consejos que también  conviene atender, pero no imponer.

El dominio debe responder generalmente al nombre de la compañía, y como tal sí ha de ser sencillo y con gancho, además de llevar la carga emocional que queramos darle. Estas medidas tratan sobre todo de evitar que tanto Google como los internautas puedan intuir a través del dominio de la web que esta podría contener spam. Si se trabaja sobre el contenido, el diseño y  demás aspectos relacionados con el marketing digital y el posicionamiento, se puede llegar a ceder en determinados aspectos relacionados con la elección del dominio. Al menos en lo que a SEO se refiere.

Resumen
Fecha Publicación
Artículo
La importancia de llamarse...SEO
Clasificación para el Autor
5

Acerca de Javier Lafuente

Apasionado por las nuevas tecnologías y las posibilidades que ofrecen los medios digitales como canal de comunicación.

Check Also

Los milennials y el futuro del SEO

Los millenials, presente y futuro del SEO

Durante los últimos años se ha venido utilizando con frecuencia el término “millenial” para referirse  …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *