Inicio / Diseño Web / Bloqueadores de anuncios, ¿Héroes o villanos?
Bloqueadores de Anuncios
Bloqueadores de Anuncios

Bloqueadores de anuncios, ¿Héroes o villanos?

Hace ya muchos años que Internet pasó a convertirse en un medio de comunicación también para las empresas de cara a los consumidores. La publicidad online se ha masificado hasta un punto en que es difícil encontrar portales web medianamente destacados que no alberguen algún tipo de anuncio.

Esto ha sido motivo del hastío y enfado de millones de usuarios en todo el mundo, bombardeados diariamente con cientos de anuncios que en la mayoría de ocasiones están lejos de interesarles. Ante esta realidad se han venido popularizando durante los últimos años los bloqueadores de anuncios, un software que, como su propio nombre indica, actúa bloqueando u ocultando los anuncios de la página web en la que estamos navegando.

Apple destapa la caja de Pandora.

A pesar de beneficiar a los navegantes, son muchas las voces del ámbito empresarial y publicitario que se han alzado contra este tipo de software, al considerar que atenta contra las inversiones realizadas por los distintos agentes en dicha publicidad.

La “piratería publicitaria” como algunos la llaman, ha sido traída de vuelta a las primeras páginas de la actualidad digital tras el lanzamiento por parte de Apple del nuevo IOS 9. La polémica se desataba al conocer que con la nueva actualización de su conocido sistema operativo es posible descargarse bloqueadores de contenido, algo que hasta entonces había sido vetado por la propia compañía.

Todo esto podría haberse quedado en un detalle sin más si no fuese porque desde que se lanzó la actualización tres de las aplicaciones más vendidas en la Apple Store han sido bloqueadores de anuncios. Es más, una de ellas, llamada “Peace”, llegó a ser la aplicación más vendida en la AppStore, hasta que su creador (Marco Arment) decidió retirarla tan sólo días más tarde, alegando que no se sentía cómodo pues su bloqueador no distinguía entre anuncios intrusivos y no intrusivos, penalizando así a compañías con una publicidad más “sana”.

Cierto es que esta medida de Apple no solo tiene como objetivo satisfacer las demandas de los usuarios, y  esconde detrás intereses económicos bastante notables. Así, los bloqueadores en IOS podrán bloquear Safari, pero no lo podrán hacer con aplicaciones como la recién lanzada AppleNews, de la que se llevan un 30% de la publicidad que por supuesto inundará las noticias allí colgadas. No se trata solo de ganar dinero, sino de robárselo a Google.

La polémica: ¿Deben ser legales los bloqueadores?.

A un lado, los consumidores. A otro, las empresas y agencias de publicidad. La web se ha sobrecargado de publicidad, muchas veces molesta y en algunos casos hasta cargada con virus. Por otro lado, un estudio realizado por Crystal ha demostrado que la diferencia de velocidad de carga entre una misma página web con y sin bloqueador de anuncios puede ser de más de cinco segundos.

Todo esto acaba produciendo que, según un estudio de Adobe, hasta 200 millones de personas  estén utilizando en la actualidad bloqueadores y que, según una encuesta de Moz, casi el 60% de los estadounidenses reconozcan haber usado este tipo de software.

Sin embargo, la postura del anteriormente mencionado Marco Arment se acercaba bastante a la raíz del problema: no todas las empresas realizan publicidad intrusiva, y en muchos casos hay mucho dinero en juego. No son pocas las voces que piden la ilegalidad de estos programas, que consideran piratería del mismo modo que ocurre con el cine o la música.

“En el término medio está la virtud”.

Por suerte, no todos son tan drásticos. Frente al “si no quieres publicidad no te metas en la página”, surgen también del propio ámbito publicitario opiniones críticas con la forma en que se han hecho las cosas hasta ahora. Opiniones que reclaman una publicidad menos intrusiva y más moderada, para limpiar la mala imagen que hoy por hoy tienen los consumidores de ella.

Estos últimos publicistas, o gente como Marco Arment son los grises que comienzan a aparecer en una escala que hace no mucho no contemplaba más allá del blanco o el negro. Los “blockers” no son más que una señal de que la publicidad no ha sido todo lo responsable que debería. Ver en esto una oportunidad para cambiar de rumbo y hacer las cosas mejor es un primer paso para poder satisfacer tanto a empresas como a clientes. Sin embargo, si la situación se estanca como hasta ahora, es muy probable que el Internet que hoy conocemos deba cambiar en no mucho tiempo para adaptarse a la nueva realidad. En esto la red no tiene problema alguno, pero ¿Y los demás?

logo de SeDigital

Resumen
Fecha Publicación
Artículo
Bloqueadores de anuncios, ¿Héroes o villanos?
Clasificación para el Autor
5

Acerca de Javier Lafuente

Apasionado por las nuevas tecnologías y las posibilidades que ofrecen los medios digitales como canal de comunicación.

Check Also

SEO para móviles

Cómo optimizar tu contenido SEO para móviles

Si hace unos días comentábamos algunos consejos para optimizar de cara al SEO en dispositivos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *