Inicio / Marketing Digital / Black Hat SEO: No todo vale en el Posicionamiento Web
Black Hat SEO

Black Hat SEO: No todo vale en el Posicionamiento Web

Ya lo avisa el refranero español: “Lo barato sale caro”. Paralelamente al descubrimiento por parte de las empresas de la importancia del posicionamiento en buscadores, surgieron métodos que trataban de acortar el camino y el esfuerzo al máximo, buscando ocupar las primeras posiciones en los resultados de búsqueda de forma rápida y sencilla.

Así mismo, este conjunto de técnicas, que se  unifican bajo el término anglosajón de “Black Hat SEO”, han sido desde un principio perseguidas y penalizadas por los propios buscadores, pues normalmente son meras tretas que tratan de “disfrazar” páginas web pobres en contenido y valor para los usuarios.

Algunas de las más conocidas ya han ido saliendo con anterioridad en diferentes artículos del blog; no obstante, te resumimos las más destacadas a continuación para que evites caer en la tentación.

Todo para el buscador, pero sin el buscador

Aunque la frase venga al pelo, lo cierto es que el Black Hat SEO tiene más que ver, en la mayoría de los casos, con el desconocimiento que con el despotismo. Y es que, a pesar de que cada vez los estudios y la información en relación al SEO y al posicionamiento es cada vez mayor, no termina de calar en algunos casos la idea de que si uno quiere hoy en día ser atractivo para los buscadores, primero tiene que ser atractivo para los usuarios.

Es por esto que aún es posible observar páginas atiborradas de palabras y frases clave, en un clamoroso intento por llamar la atención de los buscadores, a riesgo de perder credibilidad y confianza de las personas que visítenla dirección. Esta “sobre-optimización” conocida en inglés como “keyword stuffing” es una de las más frecuentemente penalizadas por los buscadores.

A pesar de la importancia del uso de las palabras clave, es un factor que hay que tratar de usar con cautela, sin hacer que el texto pierda ritmo o incluso sentido por incluirlas.

Una de las técnicas quizá más enrevesadas y que requiere ciertos conocimientos sobre programación es la llamada “cloaking”. Consistente en mostrar una página web a los buscadores y otra totalmente distinta a los usuarios que visitan la página mediante el uso de códigos, tampoco está exenta de penalización por parte de Google, pues puede llegar a ofrecer al usuario contenidos muy distintos de los que había buscado en un principio.

Cercanas a este estilo se encentran también las “doorway pages”, que son páginas creadas únicamente con el propósito de conseguir un buen posicionamiento en los buscadores, pero no ofrecen contenido de valor alguno para los posibles clientes. Esto es doblemente peligroso, porque por mucho que se sigan al pie de la letra todos los pasos sobre optimización web, si no es útil tanto los buscadores como los usuarios terminarán por penalizar la URL en cuestión.

Otras técnicas de Black Hat SEO tienen que ver no tanto con el contenido de la propia web como en la relación de esta dentro de la red. En este conjunto se contarían, por ejemplo, los comentarios de tipo spam en artículos o contenido que se pueden ver cientos de veces y que, por muchos que sean, son perfectamente detectables y penalizables por Google.

También englobado dentro de este último conjunto se encuentra un proceso afortunadamente en progresivo desuso pero que fue muy popular en su día: la compra de links externos redirigidos a la página en cuestión, esto es, los backlinks. Muchas de las páginas webs que se dedicaban a esta actividad han cerrado o están baneadas por Google, por lo que no solo es una técnica susceptible de ser penalizada, sino que además, es poco útil.

Black Hat SEO: Una estrategia de poco rendimiento y alto riesgo

Conseguir un buen posicionamiento es cada vez más difícil, pues es también un procedimiento cada vez más solicitado por compañías de todo tipo de sectores, dada su relevancia a la hora de obtener nuevos clientes. No obstante, caer en la tentación de querer saltarse pasos y llegar antes que nadie a las primeras posiciones de los rankings, puede salir muy caro.

No solo por las más que posibles penalizaciones de Google y los demás buscadores (cada vez más estrictos ), sino porque en muchos casos, como ya se ha comentado, la experiencia del usuario en la navegación de la página puede entorpecerse hasta tal punto de no serle en absoluto útil. Y, ¿De qué sirve tener una página bien posicionada si no es capaz de satisfacer las necesidades de  los que la visitan?

Resumen
Fecha Publicación
Artículo
Black Hat SEO: Técnicas alejadas de las directrices de Google
Clasificación para el Autor
5

Acerca de Javier Lafuente

Apasionado por las nuevas tecnologías y las posibilidades que ofrecen los medios digitales como canal de comunicación.

Check Also

Velocidad de Carga de Imágenes

5 pasos para optimizar las imágenes de tu versión web móvil

“Una imagen vale más que mil palabras” es un refrán muy recurrido en el mundo …

One comment

  1. That’s an inventive answer to an intsieetrng question

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *